domingo, 29 de agosto de 2010

¿Desempeño Sexual?


¿Desempeño Sexual?



Una de mis lectoras me escribe un interesante correo sobre “su desempeño sexual y el de su pareja”. Lo curioso es que habla en tercera persona y utiliza la palabra “desempeño” todo el tiempo para describirme su sexualidad.



Ante todo mi querida lectora un "desempeño" es algo que una persona o un grupo hace como en un equipo de beisbol, un grupo musical o cuando pertenece a un reparto de actores, mientras otros como el público observan como es ese desempeño. Esta palabra está más relacionada amiga al entretenimiento.



La sexualidad humana amiga es muy distinta a la sexualidad animal, aunque en sus raíces tengan un mismo fin de preservar la especie, la característica de la sexualidad humana positiva y la sexualidad primitiva es que en la sexualidad humana las personas se tienen que involucrar directamente con el otro para formar las pareja, poseer un componente afectivo que es el principal catalizador y elemento propulsor del placer-felicidad, mientras que en la sexualidad primitiva o cruda, el egoísmo, la incomprensión, la posesión y la violencia no permite tal compromiso de allí que en la sexualidad primitiva exista la promiscuidad, la infidelidad y las desviaciones donde el irrespeto al otro es una fuente de placer.



En la sexualidad primitiva o cruda, ambos sexos están atrapados en la idea del desempeño sexual en lugar de enlazarse y ser uno sólo en el plano afectivo-placer.



Sé que en la actualidad y por una deformación en la asimetría de los valores se escucha mucho sobre “la ansiedad por el desempeño masculino” convirtiéndose en una obsesión y preocupación como en tu esposo (por lo que me cuenta) sobre el tamaño del pene y la cantidad de tiempo que él pueda permanecer erecto y luego después de la eyaculación se vuelva a ponerse erecto de nuevo. Esto amiga, este estrés masculino es la obsesión de los hombres producto de esa asimetría de los valores, gracias a la deformación en los medios de comunicación y la pornografía.



Para algunos hombres, está una droga “milagrosa” que posee varios nombres comerciales que ayudan a la erección o en la DE, difusión eréctil. Pero esta obsesión mundial del pene y su erección ignora un hecho: que la mayoría de las mujeres no obtienen el orgasmo mediante el coito solamente (de allí el porque me parece fascínate la mujer y mi amor desmedido a esta).


La mayoría de las mujeres no tienen orgasmos vía coital. Hay un interesante estudio de la Universidad Complutense de Madrid UCM. De 25.000 encuestados en el año 2008 tan sólo el 45,50% de los hombres tenían orgasmo cada vez que tenían sexo, aunque el 70% eyacularan mientras que las mujeres tan solo el 10% de ellas tenían orgasmo en la relación.



La mayoría de los hombres no tienen idea de eso, no sólo es la ignorancia producto de no poseer una información, es que también la sociedad de consumo pornográfico le interesa que no sepas esta desigualdad.



Existe una gran cantidad de mujeres que necesitan o requieren una estimulación directa de sus clítoris para alcanzar el orgasmo durante el acto sexual o cualquier otra actividad. Ya que el primer tercio de la vagina está muy inervada que ayuda a estimular a una mujer para llegar al orgasmo, mientras que los dos tercios finales no están muy inervados. Es esta la razón porque unos penes muy grandes en vez de causar placer en algunas mujeres pueden más bien causar dolor, ya que para muchas mujeres las posiciones que le permiten al hombre penetrar demasiado profundo, a menudo golpeando su cérvix y de allí la molestia.



La mala información también ha generado “la ansiedad por el desempeño femenino”. Esta es más sorprendente que el de los hombres ya que nuestra sociedad ha desarrollado una idea estrecha sobre la deseabilidad femenina que pocas mujeres escapan a su efecto.

La sociedad de hoy amiga lectora ponen en el pedestal de los iconos sexuales a mujeres jóvenes y ultra delgadas con tetas y nalgas de plástico, mientras que la sociedad de consumo te hace que las sigas.


Mientras las mujeres están más obsesionadas con se ven delgadas o no y si se ven jóvenes o no, si sus pechos están firmes, grandes, voluptuosos y recien operados para ser deseadas, lamentablemente ignoran en muchos casos que ya tienen a un compañero masculino fascinado con ellas, tal y como son, con sus téticas y su culito como es. Muchas mujeres no se enfocan en cómo hacer para disfrutar de una mejor sexualidad.



Mi querida lectora, mientras las mujeres sigan trabajando en sus atributos físicos externos, ellas continuarán ejecutando un papel más parecido a actuación a lo que tu llamas desempeño, y descuidan algo que es fundamental: el de enlazarse, conectarse e involucrarse auténticamente en la sexualidad con su pareja.



Particularmente yo disfruto de mi mujer cuando la veo vistiéndose, cuando está actuando e interactuando con su espacialidad y la mía, cuando está haciendo creando y me permite participar de los movimientos y gemidos que todo hombres esperamos ver, sentir y oír de su mujer. De allí que una mujer sabia antes de llenarse de plático, se conecta realmente con su pareja y le hace saber a él lo que necesita hacer o pedirle que haga en esta vida que es como un viaje de descubrimientos para llevarnos al borde del éxtasis.



Mi querida amiga lectora este pequeño y fascinante mundo está lleno de gente sexy e interesante que tienen mucho que enseñarnos acerca de dejar de preocuparnos del “desempeño sexual” y en lugar de eso conectarse y enlazarnos con nuestra pareja.



Mi único consejo que te doy es deshacerte de tu ansiedad por tu “desempeño sexual en la cama”. Elimina la idea del desempeño en primer lugar, tú no eres un animal, eres un ser humano que posee afecto, puedes y sabes a quién darlo y en que magnitud tu también lo recibirás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada